¿Por qué la Amazonía?

porque-amazonia

Representando el 6% de la superficie del planeta y, además ocupando el 40% del territorio de América Latina y el Caribe, la conservación y aprovechamiento responsable de la Amazonía es fundamental para la estabilidad del clima de nuestro planeta.

La selva sirve como uno de los mayores depósitos de dióxido de carbono de la Tierra, lo que ayuda a regular los patrones climáticos globales a través del dióxido de carbono almacenado en sus suelos y bosques y del procesos de absorción de cerca del 20 por ciento del carbono que se emite en la atmosfera.

Sobre la regulación del clima, hay que tener en cuenta todavia que la condensación de agua, evaporación y transpiración sobre la Amazonía son impulsores clave de la circulación atmosférica global, afectando las precipitaciones en América del Sur y gran parte del hemisferio norte.

La  Amazonía tiene entre 5’148,970 km² y 8’187,965 km²; de los cuales, el 80% de los bosques son primarios. Justamente, son estos ecosistemas los que albergan el 10% de la biodiversidad mundial, incluyendo flora y fauna endémica y en peligro de extinción. Así, la Amazonía protege cerca de 2.5 millones de especies de insectos, 2,000 de peces, más de 1,500 aves, 550 reptiles y 500 mamíferos.

No obstante, en los últimos 60 años, se ha perdido cerca del 19% de la cobertura forestal, biodiversidad ha sido afectada y numerosas especies nativas se encuentran amenazadas. Entre los años 2000 y 2010, la Amazonía experimentó una pérdida neta de 3.6 millones de hectáreas anuales, sufriendo grande presión de la ganaderia, del sector agricola y de la mineria.

Para contrarrestar estos procesos que no consideran el valor de la biodiversidad de los bosques, ni la importancia de los servicos ecosistemicos que ofrecen, trabajamos con proyectos REDD+ que buscan conservar y promover actividades que utilicen de forma sostenible los recursos de la biodiversidad que ofrece la Amazonia, contribuyendo con su conservación y uso sostenible y garantizando que este ecosistemas continuará teniendo un papel fundamental en la mitigación del cambio climático.